Delegación de Cultura
Gutiérrez Solís presenta su nuevo libro
Córdoba
El festival Puro Latino pone nueva fecha
Teatro Góngora
Paola Requena ofrece un recital

AndalOcio Córdoba



Gervasio Sánchez: 'Las guerras están patrocinadas por los gobiernos'
17.3.15 | 19:55h.

 

El fotoperiodista español exhibe en Córdoba ‘Antología’, una muestra de sus trabajos cubriendo guerras por todo el mundo, durante 25 años. La exposición forma parte de la presente edición de la Bienal de Fotografía y se podrá ver hasta el próximo mes de mayo.

Ver una exposición como ‘Antología’ es hacer un recorrido visual por las guerras y conflictos bélicos más importantes que ha habido en el mundo. Tener delante al autor de todas esas fotografías tan impactantes y cargadas de dolor, y sufrimiento, ha resultado una experiencia gratificante. Porque cuando puedes ver y escuchar, al mismo tiempo, el relato de todas esas instantáneas colgadas en la pared, ¡qué más necesitas! Sólo hace falta adentrarse en esos dramas humanos, en esas vidas minadas, en muchos casos, para hacerte una ligera idea de los horrores de la guerra. Gervasio Sánchez las vivió personalmente y las fotografió una y otra vez; sin descanso y jugándose su propia vida. Otros como Juantxu Rodríguez, Jordi Pujol, Luis Valtueña, Miguel Gil, Julio Fuentes, José Couso, Julio Anguita Parrado o Ricardo Ortega, no tuvieron tanta suerte y perecieron en ellas. A todos ellos Gervasio, ha querido dedicar su ‘Antología’.

Guerras como las producidas en los años 80 en El Salvador, Chile o Perú, en América Latina; la destrucción de Yugoslavia con la guerra de Bosnia y Kosovo, en los principios de los 90; la matanza entre hutus y tutsis, en la sangrienta guerra de Ruanda; Irak y Afganistán… En todas ellas ha estado Gervasio Sánchez con su cámara de fotos. Y ha sido testigo presencial de la crueldad del ser humano. Porque como él mismo recuerda, “las guerras no son obra de monstruos, sino de los hombres. Y matan todos, mayores y niños”.

Y nos pone el ejemplo de una fotografía en la guerra de El Salvador, en la que se ve a un soldado torturando hasta la muerte a un hombre, que yace en el suelo ensangrentado. Nos cuenta que los guerrilleros exhibían las orejas de sus víctimas colgadas en sus cinturones, como trofeos. El simple hecho de imaginarlo, estremece. En el país sudamericano comenzó su trabajo y aquí (señala las impactantes fotografías en blanco y negro de la guerra de Bosnia) “me hice hombre”.

En todas estas fotografías se cuentan historias tremendas y personalizadas. Como la de Sofía, una mujer africana mutilada y que aparece en varias instantáneas de la muestra junto a sus hijos, y de la que habla con mucho cariño Gervasio Sánchez. “En el año 2022 se cumplirán 25 años de cuando la fotografié. Iré allí para conocer al resto de su familia”. Y es que este fotoperiodista valiente y honesto, nos cuenta que a él siempre “le gusta regresar a esas historias”.

Cuando estás delante de un hombre como Gervasio Sánchez, te cuesta imaginar que ha estado esquivando balas en medio mundo y presenciando tanto horror. Es afable, cercano y sencillo. Cuenta sus fotografías como lo que son: dramas e historias de personas de carne y hueso. No tiene pelos en la lengua. Y, por eso, no duda en arremeter contra la clase política y sus gobernantes. “Las guerras están patrocinadas por los gobiernos. Ellos venden el armamento con el que se matan a personas”. Y tacha de “cobarde” a la totalidad de la clase política española por negarse a abrir fosas humanas en España, con víctimas de la guerra civil. “Es una cuestión de dignidad. Si estuvieran sus padres, madres o hermanos enterrados allí, seguro que querrían desenterrarlos y darles sepultura”, asevera con energía y enfado. Y es que Gervasio Sánchez, además de ser un gran profesional, es un hombre comprometido.

En un momento de la visita guiada una mujer le pregunta: Con todo lo que usted ha visto, ¿cómo puede seguir hacia delante, como se puede vivir habiendo presenciado tanta barbarie? El fotoperiodista admite que este trabajo produce un gran desconsuelo y “llega a hundirte, y acabas atrapado entre los restos del naufragio”. Es por eso que Gervasio, periodista independiente, apenas ha trabajado en España. En su país descansa y cuenta con el equilibrio de su familia.

Al final de tanta barbarie, muerte y destrucción, nos recuerda Gervasio, “lo más importante son los desaparecidos”. Y concluye la visita guiada señalando una fotografía en blanco y negro, la de los funerales en los Balcanes, tras la matanza de Sbreniça. “Una guerra se acaba cuando las consecuencias se superan. La guerra de Bosnia acabará cuando aquí no se celebren más funerales”, nos dice con indignación.

Fdo: Fernando Chacón



¡Sea el primero en comentar!

>> Publicar un comentario