Plaza de las Tendillas
‘Naturalmente Flamenco’ abre la Noche Blanca
Gran Teatro
La Cubana llega al Gran Teatro de Córdoba
Córdoba
¿Cómo imaginas el Distrito Sur en unos años?

AndalOcio Córdoba



APOLO XIII
de Manuel Lamarca

4.12.06 | 01:02h.

 

Director: Ron Howard
Intérpretes: Tom Hanks, Kevin Bacon, Ed Harris
Año: 1995

Ron Howard es para un sector de la crítica especializada lo que en el cine americano de la época clásica se consideraba como un buen artesano, es decir, un director que realiza películas muy distintas entre sí, pero que suele tener éxito en su acercamiento a muy diversos géneros y generalmente carente de personalidad propia.

La filmografía de Ron Howard como cineasta arranca en los años 80, cuando Howard da el salto desde su faceta de actor a su función detrás de las cámaras.

La etapa de Ron Howard como actor comienza en los años 60 como intérprete infantil, pasa por una etapa Disney, donde coincide con el actor Kurt Russell, otro chico Disney al que más tarde dirigirá( en Llamaradas), y se puede decir que culmina con su aparición en American Graffiti de George Lucas, obra maestra de los años setenta.

Como cineasta, Howard ha demostrado un olfato comercial indudable, ya que sus películas han arrasado generalmente en taquilla, así Willow, Llamaradas, Rescate, El Grinch y la misma Apolo XIII han sido algunos de sus taquillazos como director, hasta llegar a la reciente adaptación cinematográfica del best seller de Dan Brown, “El código Da Vinci”.

Sin embargo, en el año 2002 Ron Howard se gana el aprecio de la crítica con el prestigio que le reporta Una mente maravillosa, filme con el que logra el Oscar de la Academia como director , además de importantes premios críticos.

A pesar de no ser ni de lejos su mejor película, en mi opinión, Una mente maravillosa sirve para considerar la carrera de un director que es algo más que un artesano, un cineasta que ha ofrecido algunas de las mejores películas americanas de los últimos años(Dulce hogar..a veces, Llamaradas o Rescate son tres películas espléndidas).

En 1995 se estrena Apolo XIII que rápidamente se convierte en un gran triunfo económico, y que además, recibe los mayores parabienes de la crítica, ya que se la considera unánimemente como la mejor película de Ron Howard hasta esa fecha( posiblemente aún hoy lo sea). La valoración es tan alta que para muchos críticos de no haber coincidido ese año con Braveheart en las nominaciones, el Oscar hubiese sido para esta película.

Apolo XIII reune por segunda vez a Howard con el actor Tom Hanks, más de una década después de su primer éxito conjunto, 1,2,3..Splash, película icono de los primeros años ochenta que catapultó a la fama a su director, pero sobre todo a sus protagonistas, Tom Hanks y la actriz Daryl Hannah, con desigual fortuna, todo sea dicho.

Apolo XIII narra los hechos reales acaecidos durante finales de los años sesenta y primeros años setenta, cuando un incidente entre la NASA y una de sus misiones tripuladas del programa Apolo estuvo a punto de finalizar en tragedia humana.

Lo primero que sobresale en este filme es su precisa reconstrucción histórica.La ambientación y la fidelidad a los hechos acaecidos es muy notable. Howard incrementa la identificación del drama con relación al espectador potenciando los perfiles humanos de cada uno de los protagonistas de la historia( nótese la importancia en la película de la mujer del personaje de Tom Hanks). Igualmente el personaje del controlador de la NASA interpretado por Ed Harris está muy conseguido, y la relación entre éste y los protagonistas transciende perfectamente en toda su intensidad la pantalla, facilitando la identificación del espectador con los protagonistas, lo cual explica el profundo impacto emocional que la película causa y de ahí el éxito comercial que obtuvo. Precisamente la magnífica dirección de actores es uno de los rasgos más destacados de Howard como director( véase en este sentido el magistral duelo interpretativo entre Mel Gibson y Gary Sinise en su filme Rescate).

Película de rodaje muy complejo, Howard impuso una estricta disciplina a sus actores durante la filmación , y en aras de una mayor veracidad y de la implicación mental y física de sus intérpretes con la historia, rodó todas las escenas que transcurren en la nave Apolo XIII en una auténtica cápsula de pruebas de la NASA, con los actores sometidos a gravedad cero y con las consecuentes dificultades de espacio y de movimientos que esto supuso.

Igualmente cabe destacar Apolo XIII como una obra cinematográficamente muy conseguida, no en vano ganó el Oscar al mejor montaje y al mejor sonido, siendo una película técnicamente( en cuanto a fotografía y efectos especiales) impecable.

Por lo tanto, largometraje muy logrado, y sobre todo, muy entretenido. Probablemente, una de las mejores películas de los años noventa con una frase para la historia: “Houston, tenemos un problema.”

 



¡Sea el primero en comentar!

>> Publicar un comentario
 
  Temas relacionados

VINI, VIDI, DA VINCI
Fecha edición: 11/05/2006
| Andalocio News | Críticas de Cine