Plaza de Toros
Rosalía desata la locura en Córdoba
Rectorado UCO
'Acero y pólvora' gana Suroscopia 2019
Córdoba
El flamenco llenó el centro de Córdoba

AndalOcio Córdoba



La Bienal evoca los inicios de la fotografía en Córdoba

Mezquita-Catedral

20.3.19 | 17:38h.

 

Juan Pedro Revuelta rinde homenaje a J. Albors con un daguerrotipo en el Patio de los Naranjos de la Mezquita-Catedral.

J. Albors fue el autor, en 1844, de la primera fotografía de la que se tiene constancia en Córdoba, por desgracia desaparecida: un daguerrotipo de la Mezquita-Catedral. La XVI Bienal de Fotografía ha querido recordar esta mañana a Albors y evocar los inicios de esta disciplina en la ciudad de la mano de Juan Pedro Revuelta, fotógrafo madrileño experto en técnicas fotográficas antiguas, que ha realizado en una sesión pública un daguerrotipo de la torre de la Mezquita-Catedral: una imagen única sobre una plancha de metal galvanizada con una lámina de plata. El encuadre, desde la galería oriental del Patio de los Naranjos, rinde homenaje a su vez a la vista fotográfica más antigua conocida de la ciudad, realizada por el irlandés Edward-King Tenison en 1852 con la técnica del calotipo.

“El daguerrotipo es un proceso fotográfico muy complejo; hay muy pocos fotógrafos hoy en día que sean capaces de realizarlo”, indicó el fotoperiodista y fotohistoriador Antonio Jesús González, comisario de la actividad, incluida en el apartado de talleres de la Bienal.

Revuelta explicó que en daguerrotipo se emplea una placa de metal (normalmente, cobre o latón) revestida de plata. “Para que sea sensible y podamos captar imágenes”, añadió “la vaporizamos con perlas de yodo puro. Una vez sensibilizada, la exponemos, y posteriormente el proceso que yo empleo no es el de Daguerre, revelado con mercurio, sino el de Becquerel, un revelado con un filtro rojo o ámbar al sol, con luz directa”. Así, tras exponerse en una cámara fotográfica analógica de gran formato, el daguerrotipo se reveló de forma física por la acción de la luz solar, procediéndose posteriormente al fijado (con una solución de tiosulfato de sodio), encapsulado (para que la plata no se deteriore con el tiempo) y enmarcado de esta imagen que será conservada en el Archivo Municipal de Córdoba. González destacó que se trata de “una pieza única, no se pueden sacar copias”.

Por otra parte, “la imagen está invertida, la torre está al lado contrario porque no se produce el proceso de inversión de cuando tienes un negativo y un positivo”.



¡Sea el primero en comentar!

>> Publicar un comentario