Córdoba
Casi 30.000 visitas en la Bienal de Fotografía
Córdoba
Fuel Fandango y Mala Rodríguez en Ríomundi
Sala Orive
Ciclo Jóvenes talentos de 'Músico Ziryab'

AndalOcio Córdoba



La Bienal de Fotografía ya alcanza 20.000 visitantes

Córdoba

25.4.19 | 16:30h.

 

A un mes del final del evento, las sedes que permiten recuento presentan un total de 19.751 asistentes hasta el pasado 23 de abril – El acontecimiento se desarrolla hasta el 19 de mayo.

La XVI Bienal de Fotografía de Córdoba, que arrancó el 15 de marzo y finaliza el 19 de mayo, recibió en las sedes de exposición de sus tres secciones hasta el pasado martes, 23 de abril, 19.751 visitantes. La cifra ha sido obtenida en las sedes que permiten un recuento de asistentes (no se incluyen, por tanto, las tres exposiciones en la calle ni la de las Galerías Cardenal Salazar de la Facultad de Filosofía y Letras). Por otra parte, hay que tener en cuenta que dos sedes, el Centro de Arte Pepe Espaliú y la Casa Góngora, acogen más de una exposición. El dato exacto que se ofrece de estos espacios corresponde al total de visitantes de cada uno, muchos de los cuales habrán visto más de una exposición en esa experiencia de visita.

La sección oficial presenta hasta la fecha indicada un registro de 9.417 visitantes, con un porcentaje muy elevado de turistas extranjeros y de acuerdo al siguiente reparto: Constelaciones de lo intangible, de Luis González Palma (Sala Vimcorsa), 2.704 personas; Malkovich, Malkovich, Malkovich: homenaje a los maestros de la fotografía, de Sandro Miller (Teatro Cómico Principal), 2.375; Simulacrum Bourrée, de Jordi Bernardó Quimet Sabaté (Centro de Arte Rafael Botí), inaugurada el 11 de abril, 1.911; y Sobre cómo una Uva puede Flotar en el Océano, de Javier Arce (Centro de Arte Pepe Espaliú), 2.427.

Esta última sede acoge también en su planta alta una exposición de la sección paralela, Icno, de Benito Alcón, con una cifra estimada de 1.489 visitantes. El resto de sedes suman 3.389 asistentes, teniendo en cuenta que no es posible obtener datos de Iron Kids. La militarización de la educación en Ucrania, de Diego Ibarra (Galerías Cardenal Salazar de la Facultad de Filosofía y Letras), y que la Casa Góngora, con 1.197 personas contabilizadas, acoge tres muestras: Plates XX, de Nano Orte; Paul, de Cristina Galán; y No hay tal lugar: en el tiempo, de Jorge Conde. Almas en tránsito, de Carlos Grande (Colegio Oficial de Arquitectos), suma 483 visitantes; Islandia: la inmensidad del paisaje, de Luis Vioque (IES Luis de Góngora), 711; y Circo, de Victoria Adame (Galería Ignacio Barceló), 998.

De las exposiciones invitadas, tres se desarrollan en la vía pública y están teniendo una magnífica recepción: Córdoba. 100 fotografías para la Historia, en distintos espacios del centro; Mírame, de autores ganadores del concurso fotográfico homónimo de la Casa de la Juventud, en la calle Gondomar; y 50 fotografías con historia. Una mirada a la historia de la fotografía en España en los últimos 80 años, en el Paseo de la Victoria. Sí es posible recabar datos precisos de la colectiva En un instante Marruecos, en Casa Árabe (6.223 visitantes), y Selección fotográfica de la Primera Liga de la Federación Andaluza de Fotografía, de autores socios de la Federación Andaluza de Fotografía, en la Fundación Antonio Gala para Jóvenes Creadores (722).

La mayoría de las exposiciones cierran sus puertas el 19 de mayo, si bien en algunos casos la fecha es distinta: Almas en tránsito, de Carlos Grande, el 26 de abril; Córdoba. 100 fotografías para la Historia, el 30 de abril; Selección fotográfica de la Primera Liga de la Federación Andaluza de Fotografía, el 4 de mayo; y 50 fotografías con historia. Una mirada a la historia de la fotografía en España en los últimos 80 años, el 3 de junio.

Diecisiete exposiciones y un amplio programa de actividades complementarias componen la XVI Bienal de Fotografía de Córdoba, organizada por la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento con la colaboración especial de Afoco.

Una edición que, bajo el título Imágenes impuras, se hace eco de un apasionante debate estético en torno a la pregunta sobre la condición de originalidad de la fotografía. Trece de estas exposiciones abrieron sus puertas en la jornada inaugural.

La sección oficial de la Bienal, coordinada por Óscar Fernández, acoge en esta ocasión cuatro muestras: Constelaciones de lo intangible, de Luis González Palma (Sala Vimcorsa); Malkovich, Malkovich, Malkovich: homenaje a los maestros de la fotografía, de Sandro Miller (Teatro Cómico Principal); Sobre cómo una Uva puede Flotar en el Océano, de Javier Arce (Centro de Arte Pepe Espaliú), y Simulacrum Bourrée, de Jordi Bernardó Quimet Sabaté (Centro de Arte Rafael Botí). González Palma  propone en su exposición, un proyecto de la Fundación Telefónica comisariado por Alejandro Castellote, un viaje circular por las constelaciones temáticas que orbitan alrededor de su obra en un ciclo de permanente ida y retorno, mostrando un recorrido paralelo por la historia de la fotografía, con menciones al barroco, la pintura prerrafaelita y las dos corrientes antagónicas que han marcado el arte latinoamericano durante el siglo XX: la figuración y la abstracción. Miller homenajea a los fotógrafos que contribuyeron a moldear su propia carrera en una muestra que llega a Córdoba de la mano de diCHromA Photography y que incluye imágenes como el retrato de Irving Penn a Truman Capote, arrodillado sobre una silla en un rincón, o las fotos de Bert Stern a una sensual Marilyn Monroe. Bernardó plantea en su exposición, comisariada por Xosé Garrido y en diálogo con los cuadros de Sabaté, una intervención sobre su obra que trata de rastrear, en primer lugar, la compleja y particular relación que el autor establece con el territorio y el espacio en el que se ha desarrollado hasta nuestros días la cultura occidental, y, en segundo término, el dialogo que estas representaciones establecen con el espectador. Y Arce recupera la figura del fotógrafo del siglo XIX Antonio Cavilla poniendo en práctica sus ejercicios de revitalización de esta disciplina, desde la óptica actual de la postfotografía. La exposición está comisariada por Javier Orcara y y cuenta con la colaboración del Institut d’Estudis Fotogràfics de Catalunya.

Los autores convocados en la sección oficial proceden de diversas latitudes, demostrando que la problemática sobre el cuestionamiento del realismo en la fotografía surgió como un movimiento global, y trabajan con distintos enfoques. La Bienal repara en episodios históricos que aparecen aquí como antecedentes de un fenómeno mucho más expandido. Y también en la escena artística y publicitaria actual. En su diversidad temática, cronológica y geográfica, estos autores comparten un aspecto: todos convergen en un proyecto de fotografía en el que la apropiación, el collage o la cita dominan. Su propósito es desmontar la potencia objetiva de la imagen y cuestionar su carácter neutral.

La sección paralela, coordinada por José Barranco y Manuel Lama, integra ocho citas, tres de ellas en la Sala Galatea de la Casa Góngora: Plates XX, de Nano Orte; Paul, de Cristina Galán, y No hay tal lugar: en el tiempo, de Jorge Conde. A ellas se suman Almas en tránsito, de Carlos Grande (Colegio Oficial de Arquitectos); Islandia: la inmensidad del paisaje, de Luis Vioque (IES Luis de Góngora); Iron Kids. La militarización de la educación en Ucrania, de Diego Ibarra (Galerías del Cardenal Salazar de la Facultad de Filosofía y Letras); Circo, de Victoria Adame (Galería Ignacio Barceló), e Icno, de Benito Alcón (Centro de Arte Pepe Espaliú).

Finalmente, las exposiciones invitadas son Córdoba. 100 fotografías para la Historia, que, coordinada por el Archivo Histórico Provincial y comisariada por Antonio J. González, puede verse desde el 5 de marzo en distintos espacios; Selección fotográfica de la Primera Liga de la Federación Andaluza de Fotografía, de autores socios de la Federación Andaluza de Fotografía (Fundación Antonio Gala); En un instante Marruecos, de varios autores (Casa Árabe); Mírame, de autores ganadores del concurso fotográfico homónimo de la Casa de la Juventud (calle Gondomar, desde el 22 de abril), y 50 fotografías con historia. Una mirada a la historia de la fotografía en España en los últimos 80 años (en el Paseo de la Victoria, de la mano de Acción Cultural Española y Signo editores).

Conferencias, talleres y mesas redondas, entre otras, componen el programa de actividades complementarias de la Bienal, coordinado por José F. Gálvez y en el que aún faltan por participar personalidades como Julián Ochoa o José María Mellado. La Federación Andaluza de Fotografía celebró el pasado 16 de marzo en el Centro de Recepción de Visitantes su asamblea y su entrega de premios correspondientes al año 2018. Carlos Pérez Siquier recibió en este acto el Premio Andaluz de Fotografía. La XVI Bienal de Fotografía de Córdoba cuenta con la coordinación general de Juan Carlos Limia, Emeterio Gavilán y José María Casas y la colaboración de numerosas instituciones y organismos.

 



¡Sea el primero en comentar!

>> Publicar un comentario