Palacio de Viana
Casi agotadas las invitaciones para Viana
I.M.A.E.
El IMAE abre sus taquillas el lunes
Fundación Cajasol
Inauguración de la muestra 'Obra Gráfica'

AndalOcio Córdoba



Luz, azar, oscuridad

Palma del Río
Francisco Manuel Sánchez (Chico)

4.7.19 | 13:23h.

 

Segunda jornada de La Feria de Artes Escénicas de Palma 2019.

Juan Carlos Rubio es un narrador excepcional. La Isla, maravilloso montaje teatral del cual es autor y director, puede ser uno de los espectáculos más conmovedores que he vivido frente a un escenario: luz, azar, oscuridad.  Pero empecemos por el principio: aprendamos algo de los grandes escritores como Rubio y organicemos correctamente el relato.

Viajo de la mano de Alfonso Zurro al reino de desertia donde ha aterrizado un aviador obsesionado con El Principito. Pero allí en vez de encontrarse con el célebre personaje de Saint-Exupéry, se encuentra con la versión femenina, La Principita, mucho más pragmática y hedonista. Una pieza infantil imaginativa y con una originalísima puesta en escena que se beneficia de la vitalista interpretación de Alicia Moruno, Javier Centeno y Manuel Rodríguez. El tercer acto es confuso y descarnado, pero su mensaje es necesario. Y la propuesta, en el alambre, termina funcionando.

Durante la comida, conozco al responsable de Laquerencia producciones. Nos cuenta con sosegado entusiasmo sus proyectos artísticos y teatrales. Una conversación enriquecedora. Y a las 19:00 el plato fuerte del día y posiblemente de la Feria: La Isla.

Pieza metateatral descarnada, drama que mueve las corrientes más profundas y poderosas del alma. Ya sabíamos de la excelencia de Gema Matarranz pero es que Marta Megías está a su altura, la de un reto teatral gigantesco. La modulación de la información en este drama familiar está al alcance de muy pocos narradores, de aquellos artistas con conciencia plena de su oficio. Y de repente, el azar, ese aliado de la genialidad, hace su proteica aparición: algo cruje entre bambalinas y se va la luz en toda la caja escénica.

Conmovedoras ante las adversidades,  una voz emerge del centro de la oscuridad, es la de las actrices advirtiendo que aquello no forma parte del espectáculo. Todo vuelve a la normalidad y podemos disfrutar y sufrir un texto y unas interpretaciones que merecerían un desarrollo mucho mayor que estás breves palabras. Arte, sin más. Un larguísimo aplauso con todo el patio de butacas en pie le hace justicia. Luz, azar, oscuridad.

La oscuridad reina también en la puesta en escena de El desguace de las musas, de la compañía teatral La Zaranda. Ese estilo inconfundible de la veterana compañía donde muchas de las características del teatro del absurdo emergen: la repetición, la estructura cíclica, la espera, los personajes encerrados en un espacio inhabitable. Oscuridad en la desesperación de esa compañía de variedades arrasada por el infortunio.  En un momento de la obra, la luz de ese tugurio, antes templo del arte, se va. El azar vuelve a hacer presencia, la diégesis de una obra representa la realidad de lo ocurrido horas antes “de verdad” en otra: en este juego de espejos ya no sabemos en qué plano de lo real nos movemos.

La ausencia de un engranaje narrativo causal, que es propia del teatro del absurdo, sumado a un evidente desequilibrio actoral en su reparto, pueden ser la explicación de la tibia recepción por parte del público que regala un aplauso tímido y doliente. Creo que es un gran espectáculo, pero es obvio que hoy no ha sido su noche. Oscuridad.

El último espectáculo de la noche es Vigilia De Jorge Barroso “Bifu”. Es un espectáculo donde la estimulante imaginación visual de su creador nos regala unas fantásticas composiciones oníricas. El despliegue físico técnico y emocional de Paula Recio, Néstor Aguilera, Antonio Adame y Renata Edison es portentoso.

La jornada termina con una breve conversación con Juan Antonio Díaz y Marta Megías en el patio de la hospedería de San Francisco. Actriz excepcional nos cuenta las inmensas dificultades de la profesión y reflexionamos sobre la importancia de estar en el momento adecuado en el sitio adecuado. Luz, oscuridad, azar: teatro.



¡Sea el primero en comentar!

>> Publicar un comentario