Plaza del Potro
Saxo y piano en ‘Latidos Flamencos’
Córdoba
Cosmopeque lleva Cosmopoética a los peques
Iznájar
V Muestra Internacional de Cine Lago de Iznájar

AndalOcio Córdoba



Jazz, rock y música sinfónica cierran el Festival

Córdoba

14.7.19 | 13:50h.

 

Stanley Clarke ofreció su concierto en el Gran Teatro junto a su banda de jazz y Miguel Ríos ponía punto y final al Festival en el Teatro de la Axerquía.

El 39º Festival de la Guitarra llegó a su fin este sábado 13 de julio y lo hizo con un masivo concierto en el Teatro de la Axerquía, donde el legendario Miguel Ríos repasó sus grandes temas junto a su banda de rock, pero también arropado por una gran orquesta sinfónica.

Pero antes, el Gran Teatro, acogió el último de sus conciertos, jazz y R&B de la mano de uno de los grandes del bajo como es el estadounidense Stanley Clarke. Junto a Salar Nader (tabla), Camero Graves (teclados), Shariq Tucker (batería) y Evan Garr (violín), este último fue en muchos momentos el centro de atención del público. El violinista entusiasmaba hasta el punto de arrancar aplausos en cada intervención que hacía y solapando en ocasiones al mismísimo Clarke.

Stanley Clarke interpretó casi todos los temas con el contrabajo, transmitiendo este virtuosismo que le ha hecho ser reconocido como uno de los más importantes músicos de jazz del mundo, de manera serena y proporcional, dominando el escenario, el sonido y al resto de la banda, ofreció un excelente concierto.


Como decíamos, en la Axerquía, cerrando el Festival, una leyenda. Miguel Ríos comenzó a escribir en los años sesenta la historia del rock en España, y casi cinco décadas después, continúa haciéndolo. Varias generaciones pudieron disfrutar anoche de los temas que han marcado la vida de miles de personas y que en esta ocasión, además, pudieron hacerlo arropados por una orquesta de cincuenta músicos a la que el cantante denominó durante la noche como la "Orquesta la colina de los quemados" y que, lejos de desvirtuar los temas más roqueros, los elevaron a otro nivel.

Bienvenidos, Directo al corazón, Santa Lucía, El río, El rock de una noche de verano, Todo a pulmón, El blus del autobús, o Vuelvo a Granada, son algunos de las muchas canciones que sonaron durante más de dos horas de concierto.

Después de siete meses sin realizar ningún concierto, Miguel Ríos ha traído a Córdoba casi en exclusiva este formato que parece especialmente ideado para interpretar su mítico Himno de la Alegría, basada en el cuarto movimiento de la novena sinfonía de Ludwig van Beethoven, y que en las propia palabras del cantante, se trata de "una oda musical que dignifica al ser humano". Con este tema acababa un concierto abarrotado de público que disfrutó de una maravillosa noche del mejor rock.



¡Sea el primero en comentar!

>> Publicar un comentario