Delegación de Cultura
Gutiérrez Solís presenta su nuevo libro
Córdoba
La Noche de los Investigadores más virtual
Teatro Góngora
Paola Requena ofrece un recital

AndalOcio Córdoba



Cultura cierra su programación de verano

Córdoba

26.9.20 | 18:27h.

 

La Delegación de Cultura clausura un verano de actividades diversas y acciones de apoyo e impulso a la creación local. El flamenco, protagonista en los jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos con dos ciclos. El programa 'Cultura en Red' ha estado presente desde el fin del estado de alarma.

El flamenco, el cine y las artes plásticas han protagonizado el programa de actividades que la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Córdoba ha llevado a cabo a lo largo del verano con el objetivo de recuperar el pulso cultural de la ciudad en las circunstancias especiales determinadas por la pandemia de la COVID-19. Unas propuestas a las que se ha sumado la creación de la Plataforma Cultura Córdoba, cuya finalidad es el apoyo a los creadores locales. Uno de los ciclos desarrollados, en los sábados del mes de agosto y, como todas las actividades, con las medidas de seguridad y prevención pertinentes, cumpliendo las recomendaciones sanitarias, ha sido Noches flamencas en el Alcázar.

Después de muchos años, la Delegación de Cultura ha recuperado como escenario los jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos con el flamenco como protagonista, una disciplina que también ha sido víctima de la crisis del coronavirus con la suspensión de actividades como la Noche Blanca que cada junio desde 2008 se venía celebrando en la ciudad. Estas Noches flamencas estuvieron integradas por cuatro espectáculos en los que intervinieron artistas cordobeses como El Pele o Sergio de Lope y foráneos como Diego del Morao o Pedro el Granaíno.

El mismo escenario acogió la pasada semana los tres conciertos de la cuarta edición del ciclo Latidos flamencos, que hasta ahora se había desarrollado en el Centro Flamenco Fosforito y que busca dar voz a instrumentos que no han tenido tradicionalmente relación con el flamenco y que se acercan a él en un proceso de mutuo enriquecimiento. Los protagonistas del programa han sido el grupo VAN3uard Percussion, el fagotista cordobés Niño Rubén y el multiinstrumentista Cristian de Moret.

El ciclo municipal Cultura en Red volvió en el mes de junio, recién finalizado el estado de alarma, con la iniciativa Noche de San Juan, cinco microespectáculos al aire libre en otros tantos espacios de la ciudad como los parques de la Asomadilla y de Miralbaida o el Molino de San Antonio. El ciclo se mantuvo en julio y agosto para oxigenar el sector cultural de la ciudad y ofrecer a la ciudadanía propuestas de ocio cultural. Así, en julio se desarrollaron ocho propuestas escénicas en distintos distritos, tanto urbanos como periurbanos: espectáculos como Gitanas, Cordobesas, años 20, Conchita la hortelana o La movida de mi barrio, todos protagonizados y producidos por compañías e intérpretes cordobeses.

La oferta se mantuvo en agosto con tres espectáculos: La Tripulación PirRata y el tesoro de los mil deseos, La radio de la abuela y Mi abuelo decía, los dos últimos en la barriada de Cerro Muriano.

Cine y artes plásticas

El séptimo arte ha tenido espacio en la programación con Animacine, un programa concertado con el propietario de los cines de verano con el fin de promocionar entre el público infantil y familiar estos singulares espacios culturales de Córdoba, así como la cultura visual. El ciclo se desarrolló en cuatro funciones entre el 13 de agosto y el 3 de septiembre, con la proyección de las películas Mi vecino Totoro, Elcano y Magallanes, Gatos, un viaje de vuelta a casa y Misión Katmandú, con entrada gratuita, financiada por la Delegación de Cultura íntegramente.

El programa de artes plásticas regresó también en junio con las exposiciones Ramón Gómez de la Serna. Greguerías ilustradas, en la Sala Vimcorsa, y Triádica Autómata Danzagráfica de Ángeles Alcántara Sánchez, en el Centro de Arte Pepe Espaliú, visitables respectivamente hasta el 13 y el 27 de septiembre. La primera de ellas recupera a uno de los creadores españoles más singulares del siglo XX, un intelectual extraordinario de ágil pensamiento y trabajo inagotable. Entre 1930 y 1935, Gómez de la Serna publicó en la revista Blanco y Negro una serie de artículos-greguerías acompañados por dibujos que realizó de su propia mano, lo que hace de esta serie un conjunto excepcional dentro de la dilatada obra ramoniana y también de la literatura de prensa. El Museo ABC conserva 314 dibujos originales de Gómez de la Serna de los que se han seleccionado 100 para esta exposición, que está comisariada por Inmaculada Corcho, directora de este centro. Se muestran de manera cronológica atendiendo a su fecha de publicación en Blanco y Negro, sin que por ello sea necesario seguir rígidamente la línea temporal: nada más alejado del espíritu ramoniano que lo ordenado y estático, por lo que el recorrido por la exposición queda abierto al personal itinerario que quiera realizar el visitante.

Por su parte, Ángeles Alcántara Sánchez rinde homenaje a la Bauhaus en su centenario con una exposición dedicada al Ballet Triádico, que celebró su estreno en la Bauhaus de Weimar el 30 de septiembre de 1922 con tres bailarines, 18 trajes, un escenario modesto, pocos medios y ninguna subvención. En diez años de representaciones esporádicas por diversos escenarios de Alemania no reunió más de 1.000 espectadores en total, cifra que da la medida de su condición de espectáculo marginal. Y, sin embargo, pocas acciones de ese Camelot de la modernidad que fue la Bauhaus siguen alumbrando e inspirando tanto con el paso del tiempo como esta pequeña pieza de danza alternativa a través de los contados documentos gráficos que dejó. La artista escoge las figuras del Ballet Triádico y las dibuja no contorneando la silueta, sino produciéndolas mediante un trazo oscilatorio a la manera del sismógrafo que registra el temblor, el movimiento. Dibujar aquí resulta de la acción de una máquina subjetiva, la dibujante-autómata, que se limita a registrar. El juego de simetrías de las figuras, sus duplicidades, sus alternancias y separaciones, el vacío intermedio provocan una suerte de secuencia que introduce al espectador en la ilusión del movimiento y el baile. La exposición, comisariada por ARDE, forma parte del festival Bauhaus 101.

La programación de artes plásticas ha incluido también la iniciativa #PHEdesdemibalcón, en la que balcones y ventanas de la ciudad acogen hasta el 18 de septiembre 50 fotografías de 39 artistas cordobeses, participantes en PHotoESPAÑA 2020. El festival quiso invitar a los ciudadanos a expresarse a través de la fotografía con imágenes tomadas desde sus balcones y ventanas, como un ejercicio colectivo en una situación tan excepcional como la que estamos viviendo. Cincuenta ciudades se han sumado a la iniciativa y exhiben desde mediados de junio las imágenes de sus vecinos. La provincia de Córdoba aportó casi 1.000 fotografías, de las que 50 han sido seleccionadas.

Apoyo a la creación local

Paralelamente a la actividad presencial, la Plataforma Cultura Córdoba es un instrumento de promoción de la cultura local y de apoyo a sus creadores creada por la Delegación de Cultura ante el panorama de incertidumbre surgida por la crisis sanitaria. El Ayuntamiento invita a los artistas de nuestra ciudad a participar y poner a disposición de los ciudadanos sus obras para que puedan disfrutarlas en este canal a través de internet (https://plataformacultura.cordoba.es). Las obras son seleccionadas por un comité de expertos y técnicos del Ayuntamiento de Córdoba atendiendo a criterios de calidad y originalidad de los proyectos.



¡Sea el primero en comentar!

>> Publicar un comentario