AndalOcio Córdoba



Las salas de conciertos sin ayuda

Córdoba

23.11.20 | 11:55h.

 

El sector cultural se ha convertido en uno de los más perjudicados durante la crisis sanitaria.

Las salas de conciertos y discotecas se encuentran en un momento crítico. Las duras restricciones han provocado que muchas de ellas hayan tenido que cerrar sus puertas de manera indefinida y en muchos caso definitivamente.

Una de las salas más conocidas de Córdoba, Long Rock, ha emitido un comunicado en el que muestra su indignación por la situación que atraviesan. Se quejan de falta de ayudas por parte de la adminitración a la que acusa de tratar a este sector con "desprecio e indiferencia" .

A continuación pueden leer el comunicado completo:

Desde la Sala Long Rock queremos hacer llegar a los medios de comunicación nuestra más profunda indignación por las ayudas concedidas a la hostelería el pasado 17 de noviembre en las que, una vez más, discotecas y salas de conciertos han quedado fuera.

Desde el 14 de marzo de 2020 sólo se nos ha permitido abrir 7 semanas con unas medidas imposibles de aplicar y con un resultado de pérdidas aseguradas. Los empresarios de este sector fuimos los primeros en cerrar nuestros negocios y somos conscientes de que seremos los últimos en volver, motivo por el cual reclamamos apoyo por parte de la Junta y resto de Administraciones. Una empresa no puede sostenerse sólo con avales y ERTE, pues no deja de tener que asumir gastos de costes fijos como alquiler, seguros sociales y cotizaciones, impuestos, suministros y demás servicios.

Es por ello que sorprende que, una vez más, no se haya tenido en cuenta a este sector a la hora de distribuir las ayudas que, aunque escasas y de difícil acceso, se han destinado a otros negocios, algunos de los cuales empezaron a facturar en mayo (incluso antes) y que, en gran medida, se han beneficiado del cierre de determinado ocio, como es el nocturno.

Todo lo expuesto nos hace preguntarnos si el objetivo real es hacer desaparecer a estas empresas, pues no se nos ocurre qué otra finalidad puede tener semejante desprecio e indiferencia al sector. Exigimos ser tratados como el resto de la hostelería con el fin de poder salvar las discotecas y las salas de conciertos. Aún estamos a tiempo.



¡Sea el primero en comentar!

>> Publicar un comentario