Córdoba
¿Participas en el Mercado de Arte Joven?
Córdoba
Los Cosmotalleres abren su plazo de inscripción
I.M.A.E.
Avance de programación en los teatros cordobeses

AndalOcio Córdoba

 

Mara de Miguel Peláez


Periodista y Sumiller
Artista del mes - Marzo 2011


Córdoba [España]

Mara de Miguel es periodista y escritora. El pasado mes de febrero presentaba su primera novela Olor a tinaja sobre los vinos de Montilla-Moriles y la gastronomía de Córdoba. Curiosamente, también es la primera obra narrativa dedicada a estos vinos.

¿Nos cuentas de que trata la historia de Olor a Tinaja? ¿En qué te inspiraste?
Olor a Tinaja trata de una periodista estadounidense que llega a Montilla para hacer un reportaje sobre sus vinos y gastronomía. Durante cuatro días recorre bobegas y tabernas de Córdoba hasta que descubre un secreto que le cambiará la vida. Hay intriga, emoción, algún romance…Me inspiré en una historia que descubrí haciendo preguntas sobre una bodega, me gustó y luego me puse a fantasear con ella… El resultado es Olor a Tinaja.

¿Ha sido complicado conseguir que te publiquen tu primera novela?
Bueno, digamos que sí. La mandé a dos editoriales cordobesas y me dijeron que la novela estaba muy bien, pero que como era novel no me la publicaban. Entonces la dejé un año en reposo y luego se la envié a una editorial de Málaga y después a Atlantis, y ellos, que son de Madrid y no se han bebido un medio en su vida, apostaron por mí. Pero la verdad es que he tenido mucha suerte, porque el proceso suele ser largo y yo sólo he tenido que esperar dos años.

Te consideras una periodista enamorada del arte, en especial de la literatura y la música, ¿cómo compaginas todas tus aficiones?
Aprovechando bien el tiempo. Sólo vivimos una vida y yo quiero sacarle todo el jugo que esté para mi. Tengo la suerte que mis amigos tienen alguna faceta cultural y entonces siempre estamos preparando proyectos, [aunque la mayoría nunca salen a la luz].

¿Cómo decides hacerte sumiller si, en principio, poco tiene que ver con el periodismo?
La verdad es que siempre me ha apasionado el periodismo gastronómico y en la mayoría de los medios en los que he trabajado siempre me he encargado de hacer reportajes de turismo y gastronomía. Un buen día me di cuenta de que con mis conocimientos no era suficiente y que necesitaba mejorar. Entonces busqué dónde estudiar y comencé una aventura que no termina, porque los sumilleres siempre estamos estudiando si queremos estar a la última.

En noviembre de 2010 participaste en el Concurso Mejor Sumiller de España, celebrado en San Sebastián, ¿qué tal la experiencia?
Fueron unos días mágicos, muy apasionantes y con muchos nervios. Yo llevaba los dos últimos meses que cada cinco minutos que tenía libres los dedicaba a estudiar. La impresión fue buena y nos dimos cuenta [los miembros de la dirección de la Asociación de Sumilleres y yo] de que era un concurso en el que teníamos posibilidades para próximos años. El nivel era muy alto, pero era abarcable. Además, tenía la satisfacción de ser la primera sumiller de la asociación que representaba a Córdoba, eso ya era importante.

¿Qué prima en tu vida ahora mismo: el periodismo, el vino, la literatura, la música?
Buena pregunta. En el periodismo corren malos tiempos y creo que es difícil trabajar ahora mismo de esa gran profesión. En la literatura, la verdad estoy deseando que la novela triunfe, pero no por mi, sino para llevar la grandeza de Córdoba al resto de España y dar a conocer una tierra que lo tiene todo, y que a nosotros los cordobeses se nos olvida casi siempre. Respecto a la música sigue ahí, ella nunca me abandona, por lo que se puede decir que ahora estoy más involucrada en los vinos, como profesora de la Escuela de Hostelería de Córdoba, divulgando mis conocimientos, porque hay que crear cantera para el futuro y eso me satisface mucho.

¿Es difícil trabajar de periodista en Córdoba?

Supongo que antes de la crisis, que está dejando raquíticos el capital humano de los medios, era una ciudad agradable, donde tenías que empezar por abajo pero podías ir subiendo poco a poco con mucho esfuerzo. Hoy creo que no hay muchas posibilidades en los medios consagrados, pero quiero ser optimista y pienso que cuando todo esto termine habrá trabajo para escribir sobre Córdoba, a lo mejor en nuevos medios gracias a la Red.

Como vemos eres una persona inquieta, culturalmente hablando: escritora, videoartista, gestora cultural ¿Qué te parece el panorama cultural de Córdoba?
La verdad, es que creo que Córdoba lo está intentando pero que no es suficiente. Tenemos todavía muchas carencias, no hay una apuesta fuerte por parte de las instituciones por dar apoyo a los creadores. Hay muchos espacios culturales que podían ser cedidos para gestión de uso de compañías y disfrute de la ciudadanía en general, pero que los organismos no lo dejan. Yo aspiro a montar un lugar tipo La Carbonería en Sevilla, donde converjan la música, la literatura, lo audiovisual, y la gente joven de Córdoba tenga una oportunidad. Tenemos 7 días a la semana, de los cuales sólo se aprovechan dos como mucho, Córdoba se merece cultura de calidad toda la semana.

¿Cuáles son tus planes de futuro?
El futuro lo vamos escribiendo en el presente con actos cotidianos. Me encantaría montar un centro cultural sobre el gusto, que mezclara el vino de Montilla-Moriles y nuestra gastronomía: con talleres, cursos para aficionados al vino, conferencias, ciclos dedicados al vino… Pero la situación está dura y los bancos se ríen de mi cada vez que aparezco por ellos...si conoces a algún inversor dale mi número de teléfono. De momento, me conformo con que el ciclo de Cata de Poemas que organizo en Cosmopoética este año salga bien.